La economía colaborativa, una nueva forma de negocio

0
economía colaborativa roamers

Al igual que la forma de cotizar como freelance sin darse de alta como autónomo, que fue una forma de trabajo que surgió a raíz de la crisis económica que estalló en nuestro país ya en el 2010, también se empezaron a crear otras nuevas formas de negocio, como es el caso de la economía colaborativa.

Otro de los factores que han influido en la creación de este tipo de economía, es el aumento de los precios en la sociedad actual. Mucha gente no puede acceder a determinados productos que tienen un elevado precio de salida al mercado, sin embargo, si les es posible adquirirlos una vez usados, cuando ha pasado tiempo y su valor se ha reducido.

La idea inicial de la economía colaborativa, no está tan dirigida a obtener bienes económicos, pero si a conseguir bienes o servicios a cambio de otros de similar o  igual valor. Con este tipo de economía nos remontamos a hace millones de años, donde el dinero no existía, pero sí el “trueque” o intercambio de bienes. Parece que hemos recuperado esta práctica de nuestro antepasados y este tipo de colaboración se está poniendo de moda, aunque todavía no es una base de la economía, si que está ganando popularidad entre la forma de obtener beneficios en la actualidad y existe la posibilidad de que se desarrolle y evolucione para el futuro.

economía colaborativa

Así es que podríamos decir que la economía colaborativa, consiste en prestar, alquilar, comprar o vender productos en función de necesidades específicas y no tanto en beneficios económicos.

Un ejemplo de esto podría ser, BlablaCar, si bien es cierto que aquí el conductor que dispone del vehículo para el viaje consigue un beneficio económico, los pasajeros consiguen transporte económico y cómodo y compañía para el viaje, algo que también gana el propio conductor.

Otro ejemplo de este tipo de economía lo podríamos ver en páginas como Wallapop, una página en la que se compran o venden productos de todo tipo, pero en el que también puedes intercambiar objetos de valor similar: puedes vender unas gafas de sol valoradas en 50 euros y recibir a cambio unos vaqueros que sean del mismo valor, o incluso un dentista que necesita asesoramiento fiscal, puede extraer una muela a un amigo abogado, a cambio de sus servicios de abogacía.

Por supuesto, a pesar de que este tipo de economía ya existe desde hace infinidad de años, gracias a Internet este método de obtención de bienes y servicios a cambio de otros, ha crecido de manera exponencial.

Podríamos hablar de varios tipos de economía colaborativa entre los que encontramos los siguientes:

  • Conocimiento abierto: sería el caso de la información pública a la que todos podemos acceder a través de plataformas digitales
  • Consumo colaborativo: intercambio de bienes o productos por otros. BlablaCar, Wallapop..
  • Producción colaborativa: aquí se promueve la difusión de bienes o servicios de todo tipo, pero lo que se ofrece está dentro de la propia empresa que lo ofrece, no son productos externos.
  • Finanzas colaborativas: vías de financiación, donaciones, ahorros, microcréditos, etc… El ejemplo más claro lo vemos en el crowdfunding, que financia aquellas empresas que desean aportar capital para iniciativas de manera altruísta.

Además de estos tipos de economía colaborativa, está demostrado que este tipo de consumo también tiene varios beneficios:

  • Desarrollo sostenible: la reutilización. Este tipo de economía favorece a que usemos más los productos. Lo que para una persona ya no tiene ningún valor, puede ser perfectamente aprovechable por otra.
  • Ahorro: Un producto que sirve para una persona, puede servir también para varias. 
  • Beneficio medioambiental: la reutilización y la forma de compartir servicios, hace que produzcamos menor impacto ambiental
  • Mayor oferta: los productos de segunda mano y los servicios compartidos amplían la oferta del mercado tradicional, que quizás sin esta economía, nunca podrían volver a usarse.
  • Gestión de recursos: Si a alguien le sirve un determinado producto o servicio, puede que también le sirva a varias personas, por lo que fomenta la idea de compartir.

La economía colaborativa está tomando fuerza en nuestra sociedad debido al momento tan difícil en el que se encuentra el sistema financiero actualmente, y si seguimos participando en este tipo de negocios, se pueden conseguir nuevas formas de obtener beneficios, restándole un poco de importancia al dinero.

Valorar este artículo

Dejar respuesta