IEBS

Portada » Autónomos » ¿Qué es el concurso de acreedores y las fases del concurso?

¿Qué es el concurso de acreedores y las fases del concurso?

En comparación con 2019, en los primeros meses de este año, los concursos de acreedores han aumentado en un 76%.

  1. ¿Qué es un concurso de acreedores?
  2. ¿Cómo se declara un concurso de acreedores?
  3. ¿Cuáles son las fases de un concurso de acreedores?

Según datos oficiales, en los primeros meses de 2021, de enero a mayo, en España se han declarado un total de 2.059 concursos de acreedores, lo que implica un aumento de casi el 77% con respecto a las mismas fechas de 2020.

La realidad es que el pasado año, la cifra de concursos de acreedores fue menor debido a mecanismos que se pusieron en marcha para paliar los efectos negativos de la pandemia, tales como la moratoria concursal y el bloqueo de algunos concursos.

No obstante, en comparación con el año 2019, este 2021 los concursos han aumentado en un 25%.

Concurso de acreedores

En concreto, por sectores, la hostelería, al ser uno de los sectores más afectados por la crisis de la COVID-19, ha registrado máximos históricos y se han disparado un 303,85%, en comparación con el ejercicio anterior.

Por comunidades, Cataluña ha registrado 647 concursos, convirtiéndose en la región que concentra el mayor número de insolvencias. A esta le sigue la Comunidad de Madrid, con 518 y Valencia, con 375.

Por ello, y debido a la importancia que han cobrado los concursos de acreedores en el último año, los expertos de Concursalix nos cuentan qué es y para qué sirve esta herramienta, así como cuales son los pasos que debemos dar si nos declaramos insolventes y no podemos hacer frente a nuestras deudas.

¿Qué es un concurso de acreedores?

El concurso de acreedores es el proceso legal que se inicia cuando una persona, ya sea física o jurídica, se declara en situación de insolvencia por no poder hacer frente a la totalidad de sus pagos o deudas.

Este mecanismo está regulado en la Ley Concursal (Ley 22/2003 de 9 de julio), que ha sido modificada numerosas veces en los últimos años.

El concurso de acreedores es, además, una herramienta de protección social para las personas físicas y las empresas que no pueden afrontar sus deudas, así como una solución de la segunda oportunidad.

Así, podemos decir que, ejerciendo de mecanismo de satisfacción de deudas, permite que los acreedores cobren lo que se les debe.

Ejerciendo como solución de segunda oportunidad permite que la empresa o la persona física pueda continuar con su actividad económica, con el objetivo de prevenir el impacto económico y social que podría acarrear la quiebra de una compañía.

Por último, como mecanismo de protección social, permite que prevalezca el cobro de determinados créditos. De esta forma, los trabajadores y la Administración Pública cuentan con cierta prioridad.

¿Cómo se declara un concurso de acreedores?

Tal y como nos explican los expertos en concursos de acreedores, los empresarios y las personas físicas están obligados a declararse en situación de insolvencia para poder solicitar un concurso de acreedores.

Si no llevan a cabo este proceso de declararse insolventes, podrían verse obligados a hacer frente a la declaración de culpabilidad del concurso. Esto ocurre cuando alguna persona ha contribuido, concurriendo dolo o culpa, a producir o agravar la insolvencia.

Por tanto, la ley exige que declarar el concurso desde el momento en que sea imposible “cumplir con las obligaciones de forma regular”. Esto puede verse desde distintos puntos de vista:

  • En términos económicos, esto significa que la empresa no puede hacer frente a sus deudas al completo.
  • Temporalmente implica que la empresa no pueda afrontar sus deudas de forma puntual.

Una vez conocemos cuándo se declara, es importante saber cómo se declara el concurso de acreedores. Esto puede realizarse a instancia del deudor o bien de sus acreedores.

Según sea de una forma u otra, recibe dos denominaciones diferentes:

  • Concurso voluntario. Lo presenta el empresario o autónomo en un plazo de dos meses desde que se percata o se declara insolvente.
  • Concurso necesario. Es presentado por el acreedor cuando haya intentado cobrar un crédito sin resultado. Este concurso también se da cuando lo solicitan los socios de la propia empresa.

Para ello, es obligatorio presentar una serie de documentos imprescindibles para valorar el concurso:

  • Una memoria económica.
  • Un inventario de bienes y derechos.
  • Una lista de acreedores.

¿Cuáles son las fases de un concurso de acreedores?

El Real Decreto Legislativo 1/2020, de 5 de mayo, es la norma vigente que estructura las fases del procedimiento concursal, que, tal y como nos detallan los expertos en concurso de acreedores, son las siguientes:

Fase de preparación

En esta fase, los asesores y expertos concursales, solicitan la información y documentación necesaria para iniciar el proceso. Tras esto, la analizan y establecen la estrategia más adecuada para cada caso, evitando dalos a terceros y protegiendo los derechos de socios y administradores.

Concurso de acreedores

Fase común

Tras dictar el auto declarando el concurso de acreedores, el juez es el encargado de nombrar a al Administrador Concursal.

En este momento, el Administrador Concursal toma posesión de su cargo e interviene al concursado. Los acreedores deben comunicar sus créditos y, tras esto, el Administrador Concursal presenta un informe en el que se determinan las masas activa y pasiva que hay en la empresa.

Fase de convenio

Tras finalizar la fase común, el deudor y cualquiera de sus acreedores presentan las propuestas de convenio, que deben contener proposición de quita o espera, pudiendo incluir ambas en un mismo convenio.

Tras esto, se convoca una junta de acreedores, quienes votarán por la propuesta de convenio que más les interese. En caso de que alguna propuesta de convenio obtenga la mayoría suficiente para ser aprobada, el juez aprobará el convenio y el concursado podrá continuar con su actividad y realizar los pagos acordados en el plazo aprobado.

Fase de liquidación

A esta fase solo se llega si no se acuerda la propuesta de convenio o, si ha sido aprobada y no se cumple.

El concursado podrá solicitar que se inicie esta fase en cualquier momento ante la imposibilidad de continuar con la actividad de la empresa. El Administrador Concursal pasará de intervenir a administrar y gestionar directamente al concursado, vendiendo todos los bienes del deudor con el objetivo de pagar la máxima deuda posible, siguiendo el orden de prioridad marcado por la ley.

Fase de calificación

En la calificación del concurso se valorará la conducta del concursado, de modo que tenga la posibilidad de que se determine si en el estado de insolvencia del deudor, o en su agravamiento, ha habido una actuación negligente de los responsables de la empresa o del propio deudor persona física.

Si tienes dudas sobre el funcionamiento del proceso concursal o la ley de segunda oportunidad, no dudes en ponerte en contacto con los expertos de Concursalix, que te facilitarán el proceso y un profesional se encargará de tu caso de forma personalizada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Asesoría para Autónomos y Empresas: Una Guía Completa

Asesoría para Autónomos y Empresas: Una Guía Completa

¿Qué es la Asesoría para Autónomos y Empresas? La asesoría para autónomos y empresas es un servicio profesional que ofrece orientación y apoyo en diversos aspectos de la gestión empresarial. Estos servicios pueden incluir áreas como la contabilidad, la fiscalidad, la...

Gestorum

EN PORTADA

Manolo Bakes recompra tiendas a sus franquiciados

Manolo Bakes recompra tiendas a sus franquiciados

Manolo Bakes, la popular cadena de pastelerías, ha implementado una estrategia de recompra de locales como parte de un cambio significativo en su operativa empresarial. Esta nueva dirección está diseñada para consolidar su presencia en el mercado, mejorar el control...