La formación y el emprendimiento

0

Llega la crisis y el paro, un sector importante de nuestra economía, el inmobiliario cae y deja en la calle a cientos de miles de españoles, el sector financiero se resiente y toda la economía en su conjunto se contrae, las empresas reducen sus plantillas, adelgazan, y más ciudadanos/consumidores dejan de tener un trabajo y reducen el consumo y de nuevo, el circulo vicioso, nuevos trabajadores pierden su empleo. La tormenta perfecta.

Y donde buscan solución los gobernantes, en los emprendedores, ¿por qué no sacar a millones de españoles de las listas del paro para que pasen a ser auto-empleados, o incluso empresarios individuales que generen empleo?.

Dicho y hecho, Capitalización del paro para montar un negocio o iniciar una actividad por cuenta propia.

Y miles de personas se lanzan al mundo de los negocios, a emprender, termino creado artificialmente para acabar con las connotaciones negativas que el termino empresario lleva arrastrando desde hace décadas, y dotando a la figura de un halo romántico.

Y el circulo vicioso, perverso, parece que rectifica su rumbo, parte de los inscritos en el paro salen de las listas y comienzan una actividad, el espejismo de la recuperación se produce, la sola sensación de recuperación ya produce eso, recuperación.

Pero poco a poco vamos viendo la realidad, son muy pocos los que consiguen crear un negocio para ganarse la vida, menos los que crean puestos de trabajo estable, la mayoría van cayendo, eso sí, ahora sin paro, con la moral por los suelos por no haber sido capaces y con un futuro, de lo más incierto, pero se ha conseguido lo que se necesitaba, ganar tiempo y crear sensación de mejora.

Otros lo consiguen, los menos, pero sobreviven y crean riqueza, puestos de trabajo y el tren de la economía se sigue moviendo, esta vez en un círculo virtuoso de generación de empleo, y poco a poco, vamos recuperando la confianza y la economía mejora.

Y cuál es el factor diferenciador entre los que lo consiguieron y los que no, en términos generales, la formación y la experiencia, los que contaban con formación económica, en negocios, en empresa y además atesoraban algo de experiencia, lo han tenido más fácil, está claro que sólo eso, en los negocios no hay nada asegurado, pero contar con un poquito menos de incertidumbre puede marcar la diferencia.

Así pues, debemos invertir en formación, es fundamental que nuestro hijos tengas los conocimientos básicos para desenvolverse en la vida económica, en la que, no nos engañemos, están inmersos desde que nacen, y debemos empezar cuanto antes, no olvidemos que la economía es cíclica y los vamos a volver a necesitar.

Pues, aunque parezca mentira, con la experiencia que acabamos de tener, todavía no hay una iniciativa clara para añadir estos conocimientos al plan educativo obligatorio de nuestros jóvenes, y no olvidemos que sembrar es fundamental para, en el futuro, poder tener cosecha.

Dejar respuesta