Ser autónomo e irse de vacaciones: ¿posible o imposible?

0

Según informa la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), más del 50% de los autónomos no coge vacaciones en verano.

Salir de vacaciones, disfrutar del verano, de un viaje a la montaña o un paseo por la playa, conocer un nuevo país, sin preocupaciones. Siendo autónomo, ¿es posible?

Desde Mundo Emprende sabemos que ir de vacaciones, es un sueño inalcanzable en el caso de muchos autónomos.  Facturas, empleados, seguros, proyectos e ingresos son algunos de los motivos que ocasionan dolores de cabeza e intranquilidad a muchos de ellos, y he aquí la cuestión, ¿es posible coger vacaciones siendo trabajador por cuenta propia?

Así como los trabajadores por cuenta ajena necesitan un descanso después de un ejercicio de estrés, los autónomos y sus mentes también lo precisan, pero son muchos los que no pueden hacerlo, ya no es tan sencillo con una empresa a tu cargo.

Según informa la ATA, más de la mitad de los autónomos no cogen vacaciones en verano, y solo el 6,4% de ellos lo hace durante más de 20 días. Un caso aparte es el de los autónomos dependientes, que son aquellos que perciben el 75% de su facturación de un mismo cliente. Ellos tienen derecho a 18 días de vacaciones, pero éstas no tienen por qué ser remuneradas por la empresa.

El informe realizado por ATA indica también que los autónomos de entre 40 y 55 años son los que más cogen vacaciones en verano, y existe también diferencia en el periodo vacacional de los hombres y las mujeres. Las mujeres autónomas que disfrutan de sus vacaciones estivales representan el 51,2%, mientras que el de los hombres se reduce al 48,9%.

Pero todo hay que decirlo… Por difícil que parezca, ir de vacaciones siendo autónomo NO es misión imposible. La organización es uno de los puntos clave. Estas son algunas claves para que los autónomos puedan disfrutar de sus merecidas vacaciones:

  1. No se recomienda tramitar la baja como autónomo

La baja como autónomo implica la pérdida de algunas bonificaciones que no se recuperarán cuando se vuelve a tramitar el alta. Por ejemplo; la tarifa plana de 50 euros o la imposibilidad de deducirnos ningún gasto durante el tiempo que no seamos autónomos.

  1. Ausente pero conectado

Mirar el correo, revisar la prensa diaria relacionada con nuestro sector y hacer alguna llamada ineludible son formas de mantenerse unido al negocio sin tener que estar físicamente en él. Además, este tipo de acciones tienen efectos positivos a nivel psicológico, puesto que si surge algo urgente somos capaces de reaccionar a tiempo.

  1. Más vale prevenir que curar

Avisar con antelación a los clientes es otra forma de prevenir malentendidos o molestias de última hora que puedan afectar a nuestra facturación. En ocasiones se puede valorar también la opción de contratar a otra persona para que cubra nuestra ausencia. Normalmente no suele ser necesario, siempre y cuando los clientes tengan la información con la antelación suficiente y puedan prever ese lapsus de tiempo sin nuestros servicios.

  1. Planificar las vacaciones sale más barato

Anticipar las vacaciones también puede suponer un ahorro de costes. Si prevemos las vacaciones de un año para otro podemos preparar un fondo monetario que nos sirva para cubrir los gastos fijos. Es decir, si todos los meses ahorramos una pequeña cantidad de dinero, el desembolso que haremos en el momento de irnos no será tan elevado. Por tanto, el esfuerzo económico que tendremos que soportar será menor. Además, si sabemos previamente cuándo y dónde vamos a pasar el verano podemos aprovecharnos de las mejores ofertas de vuelos y hoteles al contratarlos con antelación.

  1. Deja atado todo lo que puedas

Finalmente, otro aspecto importante a tener en cuenta si somos autónomos y queremos irnos de vacaciones es la posibilidad de cerrar todos los proyectos que tengamos abiertos y que podamos dejar atados antes. De esta forma se reducen las posibilidades de perder un posible proyecto que no esté del todo confirmado. Perder una oportunidad de negocio suele ser una de las mayores preocupaciones de los autónomos.

Irse de vacaciones siendo autónomo no es imposible. La organización y la planificación son las claves que se deben seguir para poder disfrutar del verano y descansar el cuerpo y la mente, algo necesario para empezar el nuevo curso con la mayor energía posible. Sí, autónomos, sí se puede.

EMPRESACTUAL

Ser autónomo e irse de vacaciones: ¿posible o imposible?
Valorar este artículo

Dejar respuesta