Hasta el 66% de las pymes no harán casi ninguna inversión en 2017

0

Rafael Sambola, autor del octavo Diagnóstico Financiero de la Empresa Española, impulsado por la patronal CEPYME y por EADA, «parece adecuado que las pequeñas y medianas empresas españolas dediquen esfuerzos en invertir para crecer», debido a los tipos de interés en negativo y a la visible recuperación económica.

Aun así el estudio realizado demuestra que los empresarios españoles continúan teniendo muy presente  la crisis económica,  tanto es así que la gran mayoría de los beneficios que obtengan, los van a tener que destinar a acabar con sus deudas y sólo un 38% de las compañías van a poder hacer inversiones que superen la amortización.

cepyme_logo

Se ha preguntado a 695 compañías de todos los sectores y volúmenes de nuestro país y como conclusión tenemos que hasta el 81% de las mismas han aumentado o mantenido su facturación, mientras que un 77% ha cerrado el 2016 con beneficios económicos. El estudio también destaca que las sociedades destinan estos recursos, hasta un 87%, a que se financie la deuda, mientras que sólo el 13% reparte el beneficio en dividendos.

Sambola advierte que la única forma de que las pymes crezcan es que hagan inversiones, aunque es algo en lo que los empresarios no están del todo de acuerdo: sólo un 23% va a invertir en los ámbitos críticos necesarios para poder sobrevivir, mientras que un 39% está seguro de que no hará ningún tipo de inversión. Hay que cambiar el chip ya que es importante «invertir y también ir hacia la internacionalización, ya que los datos de las empresas exportadoras han sido este año mucho mejores que los de las que no exportan».

unnamedEn 2016 el 21% aseguró haber tenido grandes dificultades  con los bancos mientras que este año la cifra ha descendido al 17%.

Por otro lado, la presidenta de la patronal catalana FEPIME, Mª Helena de Felipe afirma que un dato que les ha sorprendido de manera muy positiva ha sido que haya habido «un aumento de la inversión en el marketing online».

La crisis de 2012 hizo que la principal preocupación de las empresas fuera salvar los muebles, abaratar costes y reducir personal y stocks, de ahí que ahora en 2017 todavía los pequeños empresarios no estén decididos a dar el paso a invertir para crecer.

Dejar respuesta