Cuatro desafíos económicos de Pedro Sánchez con las pymes

0

El 99,6 % de las empresas españolas tiene menos de 250 trabajadores. Mayo de 2018 cerró con 1.307.776 pymes en España que dan trabajo a 8.165.235 personas, según datos proporcionados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Estas cifras hacen que el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez deba tener en cuenta sus necesidades y afrontar cuatro grandes retos a los que se enfrentan estas organizaciones. Con independencia de la convocatoria de nuevas elecciones, el Gobierno socialista está ante la oportunidad de iniciar los cambios que satisfagan a un colectivo con un peso trascendental en la economía del país.

1.- Falta de personal cualificado. Es una preocupación creciente para las pymes de España y el resto de países europeos. De hecho, en un ranking publicado en diciembre de 2017 por el Banco Central Europeo ocupa el segundo lugar, solo por detrás de la falta de clientes. La adecuación de la formación académica de los jóvenes españoles con las demandas del mercado laboral actual es un trabajo a largo plazo que no debería demorarse por parte del Ministerio de Educación y FP. Se antoja primordial la consolidación de los cursos de reciclaje y formación que ofrece el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en un país con más de tres millones de personas desempleadas y una tasa de desempleo juvenil que ronda el 40 %. La transformación digital está provocando la creación de nuevos puestos para los que las universidades públicas tienen que adaptar su oferta académica.

2.- La internacionalización. Telefónica, Inditex, Ferrovial o Indra, entre otras, han marcado el camino para mostrar la capacidad de las empresas españolas para operar con éxito en el extranjero. Las pymes también pueden hacerlo. La Cámara de Comercio ofrece el Programa Xpande, cofinanciado por Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), e ICEX España Exportación e Inversiones cuenta con un amplio programa de actividades, servicios y ayudas para la internacionalización de las pymes nacionales. El apoyo económico e institucional del nuevo Gobierno a estos y otros organismos públicos será clave para que cada vez sean más las pequeñas empresas que se animen a expandir sus productos y servicios fuera de España.

3.- Los pagos a proveedores. Las pequeñas y medianas empresas sufren grandes desajustes de caja debido a facturas impagadas. La lentitud de la Justicia y la inseguridad en la recuperación del dinero llega a provocar el cierre por insolvencia de algunas compañías. Mientras el Gobierno toma cartas en el asunto, hay soluciones financieras que ya ayudan a las empresas en este sentido. Por ejemplo, BilliB ofrece a las pymes una vía para transformar las facturas en dinero. Tan solo es necesario invitar a los proveedores a anticipar el cobro de las facturas de la empresa, cada uno de ellos visualiza sus facturas y el precio de descuento por pronto pago establecido en BilliB y decidir si aceptar el cobro anticipado.

4.- El falso autónomo. La Justicia española está persiguiendo el uso fraudulento de esta relación laboral por parte de algunas compañías con sus trabajadores. El juzgado de lo Social número 6 de Valencia dictó recientemente que un repartidor de Deliveroo, la empresa digital de reparto de comida a domicilio, era un asalariado, no un autónomo. No es un caso aislado. Una sentencia del juzgado de lo social número 37 de Madrid, del pasado 22 de marzo de 2018, falló a favor de la Tesorería General de la Seguridad Social y ha obligado al RACE a pagar 227.505,88 euros en concepto de cuotas debidas desde 2013 a cinco empleados que trabajaban como monitores y entrenadores de tenis en su complejo deportivo como falsos autónomos durante catorce años.

La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) calcula que de los 188.000 autónomos declarados que trabajan para un solo cliente, 100.000 “pueden ser los que se consideren falsos autónomos”. Por su parte, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha propuesto cambiar la legislación para que las empresas incluyan en el registro de TRADE (trabajador autónomo económicamente dependiente) todos los contratos de autónomos que prestan un servicio en condiciones de dependencia. De cara a la tranquilidad de empleados y empresarios, sería interesante que el Ejecutivo de Pedro Sánchez escuchara la voz de profesionales y asociaciones para la tranquilidad económica y laboral de todos. Merca2

Valorar este artículo

Dejar respuesta